lunes, 10 de septiembre de 2018

TOB - Domingo 21 - Comida Verdadera - Jn 6, 55. 60-69

En nuestra cultura, el éxito y el valor tienden a medirse en números: Hits, Me gusta o Votos. Si el programa de televisión pierde audiencia, ese programa está en problemas. La democracia se basa en el voto mayoritario. En un referéndum, gana el bando con más votos. Los números importan en nuestra sociedad. La escuela secundaria con la mayoría de sus graduados yendo a la Universidad es la mejor. Cualquier evento que solo atraiga a una pequeña multitud se considera un fracaso.

El evangelio de hoy sugiere que a Jesús no le preocupaba demasiado los números. En los últimos cuatro domingos, hemos leído el capítulo 6 del evangelio de Juan, donde Jesús se llama pan de vida y declara que debemos comer su carne y beber su sangre para tener vida. En la lectura de hoy, algunos de sus propios discípulos objetan fuertemente a esta enseñanza. "Este es un lenguaje intolerable", dicen, "¿Cómo podría alguien aceptarlo?"

Jesús era muy consciente de esta reacción de algunos de sus seguidores. Sin embargo, no hizo ningún esfuerzo para suavizar su enseñanza para mantener sus números. Por el contrario, insiste en que su mensaje transmite la verdad, el espíritu y la vida. Como resultado, "muchos de sus discípulos lo abandonaron y dejaron de ir con él." De repente perdió una gran parte de su seguidores. Desde la perspectiva de la cultura de la época y de la nuestra propia, Jesús no era exitoso. Luego se volvió hacia los doce apóstoles, su círculo íntimo o grupo principal, y les preguntó: "¿Y ustedes, también quieren irse? Estaba dispuesto a perder incluso a algunos de ellos en lugar de comprometer la enseñanza que él había impartido.

Claramente, no consideraba que el número de sus seguidores no fuera lo más importante. Su principal objetivo era compartir la verdad tal como la recibió de Dios su Padre. Al final resultó que, Jesús mantuvo la lealtad de los doce apóstoles. Pedro, su portavoz, aprovechó el momento para declarar la confianza en Jesús: "Señor, ¿a quién iremos? Usted tiene el mensaje de la vida eterna. "Aun así, Judas más tarde lo traicionó y Peter lo negó. Si el éxito se mide por los números, al final de su vida, Jesús fue un fracaso total.

Los números no son todo, y la opinión popular no siempre muestra lo que es realmente cierto. Si optamos por seguir a Jesús, no es porque fue o es popular, sino porque, como Pedro, reconocemos que tiene el mensaje de la vida eterna, que sus palabras son espíritu y vida. A veces también encontraremos que algunas de sus enseñanzas difíciles de seguir. Pueden ser sus desafiantes ideales en el Sermón del Monte, amar a nuestros enemigos o rezar por las personas que nos hicieron mal. O podemos cuestionar la justicia en algunas de sus parábolas. Podemos sentir pena por el hijo mayor en la parábola del hijo pródigo; o por aquellos trabajadores (en la parábola de los Trabajadores en la Viña) que trabajaron todo el día y obtuvieron el mismo salario que aquellos que trabajaron solo durante la última hora. Es normal encontrarnos luchando con algo que Jesús dice. Isaías decía que los pensamientos de Dios no son los nuestros; Los caminos de Dios no son nuestros caminos. Alguien ha dicho que Jesús incomoda a los que están cómodos del mismo modo que él consuela a los afligidos.

La enseñanza y la vida de Jesús siempre nos desafiarán. Puede haber momentos en los que tengamos ganas de renunciar a él, pero es vital seguir renovando nuestra respuesta a su llamada. En cada Eucaristía nos comprometemos nuevamente con la visión del Señor. Es nuestra oportunidad semanal para hacer nuestras las palabras de Pedro en el evangelio de hoy, 'Señor, tienes palabras de vida eterna'.______________________________________________________________

Lecturas Bíblicas en Lenguaje Latinoamericano TOB semana 21

Primera lectura: Jos 24, 1-2a. 15-17. 18b 
En aquellos días, Josué convocó en Siquem a todas las tribus de Israel y reunió a los ancianos, a los jueces, a los jefes y a los escribas. Cuando todos estuvieron en presencia del Señor, Josué le dijo al pueblo: "Si no les agrada servir al Señor, digan aquí y ahora a quién quieren servir: ¿a los dioses a los que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Eufrates, o a los dioses de los amorreos, en cuyo país ustedes habitan? En cuanto a mí toca, mi familia y yo serviremos al Señor".

El pueblo respondió: "Lejos de nosotros abandonar al Señor para servir a otros dioses, porque el Señor es nuestro Dios; él fue quien nos sacó de la esclavitud de Egipto, el que hizo ante nosotros grandes prodigios, nos protegió por todo el camino que recorrimos y en los pueblos por donde pasamos. Así pues, también nosotros serviremos al Señor, porque él es nuestro Dios".

Salmo Responsorial: Salmo 33, 2-3. 16-17. 18-19. 20-21. 22-23 (9a)
Bendeciré al Señor a todas horas, no cesará mi boca de alabarlo.
Yo me siento orgulloso del Señor, que se alegre su pueblo al escucharlo.
R. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Los ojos del Señor cuidan al justo, y a su clamor están atentos sus oídos.
Contra el malvado, en cambio, está el Señor, para borrar de la tierra su recuerdo.
R. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Escucha el Señor al hombre justo y lo libra de todos sus congojas.
El Señor no está lejos de sus fieles y levanta a las almas abatidos.
R. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.
Muchas tribulaciones pasa el justo, para de todos ellas Dios lo libra.
por los huesos del justo vela Dios, sin dejar que ninguno se le quiebre.
Salva el Señor la vida de sus siervos; No morirán quienes en él esperan.
R. Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor.

Segunda lectura: Ef 5, 21-32
Hermanos: Respétense unos a otros, por reverencia a Cristo: que las mujeres respeten a sus maridos, como si se tratara del Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza y salvador de la Iglesia, que es su cuerpo. Por lo tanto, así como la Iglesia es dócil a Cristo, así también las mujeres sean dóciles a sus maridos en todo.

Maridos, amen a sus esposas como Cristo amó a su Iglesia y se entregó por ella para santificarla, purificándola con el agua y la palabra, pues él quería presentársela a sí mismo toda resplandeciente, sin mancha ni arruga ni cosa semejante, sino santa e inmaculada.

Así los maridos deben amar a sus esposas, como cuerpos suyos que son. El que ama a su esposa se ama a sí mismo, pues nadie jamás ha odiado a su propio cuerpo, sino que le da alimento y calor, como Cristo hace con la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola cosa. Éste es un gran misterio, y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia.

O bien: Ef 5, 2a, 25-32
Hermanos:
Vivan amando como Cristo, que nos amó. Maridos, amen a sus esposas como Cristo amó a su Iglesia y se entregó por ella para santificarla, purificándola con el agua y la palabra, pues él quería presentársela a sí mismo toda resplandeciente, sin mancha ni arruga ni cosa semejante, sino santa e inmaculada.

Así los maridos deben amar a sus esposas, como cuerpos suyos que son. El que ama a su esposa se ama a sí mismo, pues nadie jamás ha odiado a su propio cuerpo, sino que le da alimento y calor, como Cristo hace con la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola cosa. Éste es un gran misterio, y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia.

Aclamación antes del Evangelio: Cfr Jn 6, 63c. 68c
R. Aleluya, aleluya.
Tus palabras, Señor, son espíritu y vida.
Tú tienes palabras de vida eterna.

R. Aleluya.

Evangelio: Jn 6, 55. 60-69 
En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: "Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida". Al oír sus palabras, muchos discípulos de Jesús dijeron: "Este modo de hablar es intolerable, ¿quién puede admitir eso?"

Dándose cuenta Jesús de que sus discípulos murmuraban, les dijo: "¿Esto los escandaliza? ¿Qué sería si vieran al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El Espíritu es quien da la vida; la carne para nada aprovecha. Las palabras que les he dicho son espíritu y vida, y a pesar de esto, algunos de ustedes no creen". (En efecto, Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo habría de traicionar). Después añadió: "Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede".

Desde entonces, muchos de sus discípulos se echaron para atrás y ya no querían andar con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: "¿También ustedes quieren dejarme?" Simón Pedro le respondió: "Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna; y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario