sábado, 9 de junio de 2018

TOB - 10mo Domingo - Vencer el mal con el bien - Mc 3, 20-35

La amenaza del mal en la existencia humana es profunda y generalizada. El Génesis habla sobre el origen del mal: proviene tanto del hombre externo (como el Serpiente-Tentador) como también del interior.

La condición humana con su experiencia de desarmonía en las relaciones con los demás y en nuestra relación con Dios se presenta como una caída del ideal, y esta desarmonía que es la esencia del mal, es el resultado del pecado. 

Podríamos desarrollar la noción de mal desde la discordia política y social que fragmenta las sociedades con la opresión y la revolución violenta, o la falta de armonía en la vida familiar con su  reacción en cadena de respuestas amargas. En el caso de Adán y Eva, el pecado nunca es un asunto privado; siempre tiene implicaciones sociales, para otros se ven afectados.

La parábola de Jesús sobre la falta de armonía tiene una resonancia más amplia que la de un solo hogar: una casa dividida no puede sostenerse. Parece igualmente cierto que una humanidad dividida y que lucha contra sí misma no va a sobrevivir. La ingeniosa creatividad de la ciencia ha producido suficiente poder destructivo para hacer que nuestro mundo sea totalmente inhabitable. Cuanto más control desarrollamos sobre el mundo y más bienes producimos, más proliferan también las posibilidades para el mal. Este es el talón de Aquiles, en nuestro estado humano caído.

Los logros humanos son a menudo imperfectos; Si construimos nuestras torres hacia el cielo, se convierten en Babeles de confusión y razas. Pero, el Evangelio proporciona un camino a seguir. Lo que se insinuó en Génesis llegó a su plena revelación en el ministerio de Jesús, quien trabajó para vencer por completo el poder y la influencia del mal. 

Con su acción, Jesús revela la restauración de la creación de Dios: sanar a las mujeres y los hombres y volver a hacerlos normales. Nuestra humanidad ya no está sola en una lucha sin esperanza contra el mal, Si pertenecemos a Cristo es posible que compartamos la nueva creación.

Los mejores regalos de Dios en Jesús son rechazados con la reacción cínica de los líderes judíos. El orgullo, el deseo de ser árbitros de todo lo que es bueno, los motiva a ver en Jesús no el poder visible del Espíritu de Dios, sino un truco del diablo. Lo que parecía bueno, no podían negarlo, sino solo reinterpretarlo, para aferrarse a su propia posición fija. 

Esa mentalidad cerrada es la que censura Jesús, porque debemos estar listos para ver la bondad de Dios en lugares y momentos inesperados. Nuestro camino de regreso a la nueva creación implica apertura y humildad. 

Es un viaje que no involucra puestos de privilegio garantizado. Incluso los parientes consanguíneos de Jesús no tienen una posición especial en el reino. Pertenecer a Jesús es igualmente abierto a todos; la única condición es nuestra disposición a comprometernos a hacer la voluntad del Padre. Este fue el compromiso que Adán y Eva dejaron de hacer, pero que se nos abrió en Cristo.

____________________________________________________
Lecturas Bíblicas en Lenguaje Latinoamericano TOB - X Domingo

Primera lectura: Gen 3, 9-15
Después de que el hombre y la mujer comieron del fruto del árbol prohibido, el Señor Dios llamó al hombre y le preguntó: “¿Dónde estás?” Éste le respondió: “Oí tus pasos en el jardín; y tuve miedo, porque estoy desnudo, y me escondí”. Entonces le dijo Dios: “¿Y quién te ha dicho que estabas desnudo? ¿Has comido acaso del árbol del que te prohibí comer?”

Respondió Adán: “La mujer que me diste por compañera me ofreció del fruto del árbol y comí”. El Señor Dios dijo a la mujer: “¿Por qué has hecho esto?” Repuso la mujer: “La serpiente me engañó y comí”.

Entonces dijo el Señor Dios a la serpiente: “Porque has hecho esto, serás maldita entre todos los animales y entre todas las bestias salvajes.

Te arrastrarás sobre tu vientre y comerás polvo todos los días de tu vida.
Pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya;
y su descendencia te aplastará la cabeza, mientras tú tratarás de morder su talón”.

Salmo Responsorial: Salmo 129, 1-2. 3-4ab. 4c-6.7-8 (7)
Desde el abismo de mis pecados clamo a ti; Señor, escucha mi clamor;
que estén atentos tus oídos a mi voz suplicante.
R. Perdónanos, Señor, y viviremos.
Si conservaras el recuerdo de las culpas, ¿quién habría, Señor, que se salvara?
Pero de ti procede el perdón, por eso con amor te veneramos.
R. Perdónanos, Señor, y viviremos.
Confío en el Señor, mi alma espera y confía en su palabra;
mi alma aguarda al Señor. mucho más que a la aurora el centinela.
R. Perdónanos, Señor, y viviremos.
Como aguarda a la aurora el centinela, aguarda Israel del Señor,
porque del Señor viene la misericordia, y la abundancia de la redención,
y él redimirá a su pueblo de todas sus iniquidades.
R. Perdónanos, Señor, y viviremos.

Segunda lectura: 2 Cor 4, 13–5, 1
Hermanos: Como poseemos el mismo espíritu de fe que se expresa en aquel texto de la Escritura: Creo, por eso hablo, también nosotros creemos y por eso hablamos, sabiendo que aquel que resucitó a Jesús nos resucitará también a nosotros con Jesús y nos colocará a su lado con ustedes. Y todo esto es para bien de ustedes, de manera que, al extenderse la gracia a más y más personas, se multiplique la acción de gracias para gloria de Dios.

Por esta razón no nos acobardamos; pues aunque nuestro cuerpo se va desgastando, nuestro espíritu se renueva de día en día. Nuestros sufrimientos momentáneos y ligeros nos producen una riqueza eterna, una gloria que los sobrepasa con exceso.

Nosotros no ponemos la mira en lo que se ve, sino en lo que no se ve, porque lo que se ve es transitorio y lo que no se ve es eterno. Sabemos que, aunque se desmorone esta morada terrena, que nos sirve de habitación, Dios nos tiene preparada en el cielo una morada eterna, no construida por manos humanas.

Aclamación antes del Evangelio: Jn 12, 31-32R. Aleluya, aleluya.
Ya va a ser arrojado el príncipe de este mundo.
Cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí, dice el Señor.
R. Aleluya.

Evangelio: Mc 3, 20-35
En aquel tiempo, Jesús entró en una casa con sus discípulos y acudió tanta gente, que no los dejaban ni comer. Al enterarse sus parientes, fueron a buscarlo, pues decían que se había vuelto loco.

Los escribas que habían venido de Jerusalén, decían acerca de Jesús: “Este hombre está poseído por Satanás, príncipe de los demonios, y por eso los echa fuera”.

Jesús llamó entonces a los escribas y les dijo en parábolas: “¿Cómo puede Satanás expulsar a Satanás? Porque si un reino está dividido en bandos opuestos, no puede subsistir. Una familia dividida tampoco puede subsistir. De la misma manera, si Satanás se rebela contra sí mismo y se divide, no podrá subsistir, pues ha llegado su fin. Nadie puede entrar en la casa de un hombre fuerte y llevarse sus cosas, si primero no lo ata. Sólo así podrá saquear la casa.

Yo les aseguro que a los hombres se les perdonarán todos sus pecados y todas sus blasfemias. Pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo nunca tendrá perdón; será reo de un pecado eterno”. Jesús dijo esto, porque lo acusaban de estar poseído por un espíritu inmundo.

Llegaron entonces su madre y sus parientes; se quedaron fuera y lo mandaron llamar. En torno a él estaba sentada una multitud, cuando le dijeron: “Ahí fuera están tu madre y tus hermanos, que te buscan”.

Él les respondió: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?” Luego, mirando a los que estaban sentados a su alrededor, dijo: “Éstos son mi madre y mis hermanos. Porque el que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario