domingo, 6 de mayo de 2018

TOB - 5to Domingo de Pascua - Siendo más discípulos - Jn 15, 1-8

Lecturas Bíblicas en Lenguaje Latinoamericano - TOB - 5to Domingo de Pascua

Primera lectura: Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 9, 26-31:
En aquellos días, llegado Pablo a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos, pero todos le tenían miedo, porque no se fiaban de que fuera realmente discípulo. Entonces Bernabé se lo presentó a los apóstoles. Saulo les contó cómo había visto al Señor en el camino, lo que le había dicho y cómo en Damasco había predicado públicamente el nombre de Jesús. Saulo se quedó con ellos y se movía libremente en Jerusalén, predicando públicamente el nombre del Señor. Hablaba y discutía también con los judíos de lengua griega, que se propusieron suprimirlo. Al enterarse los hermanos, lo bajaron a Cesarea y lo enviaron a Tarso. La Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaria. Se iba construyendo y progresaba en la fidelidad al Señor, y se multiplicaba, animada por el Espíritu Santo.
Palabra de Dios

Salmo Responsorial: Sal 21, 26b-27. 28. 30. 31-32 R/. El Señor es mi alabanza en la gran asamblea
Cumpliré mis votos delante de sus fieles.Los desvalidos comerán hasta saciarse,
alabarán al Señor los que lo buscan:viva su corazón por siempre.
R/. El Señor es mi alabanza en la gran asamblea

Lo recordarán y volverán al Señor hasta de los confines del orbe;
en su presencia se postrarán las familias de los pueblos. Ante él se postrarán las cenizas de la tumba,
ante él se inclinarán los que bajan al polvo.
R/. El Señor es mi alabanza en la gran asamblea

Me hará vivir para él, mi descendencia le servirá, hablarán del Señor a la generación futura,
contarán su justicia al pueblo que ha de nacer: todo lo que hizo el Señor.
R/. El Señor es mi alabanza en la gran asamblea

Segunda lectura: De la primera carta del apóstol san Juan 3, 18-24:
Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras. En esto conoceremos que somos de la verdad y tranquilizaremos nuestra conciencia ante él, en caso de que nos condene nuestra conciencia, pues Dios es mayor que nuestra conciencia y conoce todo. Queridos, si la conciencia no nos condena, tenemos plena confianza ante Dios. Y cuanto pidamos lo recibimos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada. Y éste es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros, tal como nos lo mandó. Quien guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el Espíritu que nos dio.
Palabra de Dios

Evangelio: Lectura del santo evangelio según san Juan 15, 1-8:
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Ustedes ya están limpios por las palabras que les he hablado; permanezcan en mí, y yo en ustedes.

Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no pueden hacer nada. 

Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecen en mí, y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que deseen, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que den fruto abundante; así serán discípulos míos.»
Palabra del Señor

Reflexionemos: Más que un código para guiarnos
A la gente le fascina las historias del antiguo Egipto con sus faraones, sus maravillosos edificios y esculturas, pero también su organización social. Este pueblo se organizó para un propósito: asegurar la continuidad del faraón en el otro mundo.

Enterraban a sus faraones con muchos detalles en sus costumbres, leyes y rituales, para crear la impresión de que el Faraón continuaba vivo. En su tumba colocaban alimentos, sus muebles favoritos, carros, juegos y armas. Lo más llamativo de las momias, reales o no, es que estaban bien muertas.

La religión puede volverse solo código y de culto, un conjunto de leyes a obedecer y ritos a cumplir. Esa religión, con el tiempo puede volverse seca y enmohecida, y al igual que las momias completamente ausentes de vida.

En un programa religioso, se le preguntó a una celebridad sobre el lugar que ocupa la religión en su vida, y si podría vivir fácilmente sin ella, y él respondió: "Sí, tal vez, pero ella es siempre una guía para ayudarnos a mantenernos en línea. 

"Para él, la religión era un código que le ayuda a regular su conducta. A la gente con esa forma de pensar le gusta tener una religión momificada, solo como una señal en sus vidas. El cristianismo en cambio debe ser vida, una fuerza vibrante en la vida del creyente. Cristo vive en la comunidad de los creyentes, pero más a través de ellos, Él ejerce su misión a través de nosotros cuando atendemos a las personas necesitadas de misericordia y amor.

Todos los que anunciamos las palabras del Evangelio a los demás, ya sea en los campos de misión, en la parroquia, en nuestras escuelas, llevamos la tarea de la oración de Jesús en la Última Cena, "Que conozcan al único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. "

En cada instrucción de fe, dada o recibida, tenemos la imagen de Cristo que restaura la vista al pobre, que al principio veía a la gente borrosa, como a árboles, y luego los vio claramente. 

En cada pecador que viene arrepentido vemos, por así decirlo, a Lázaro resucitado una vez más de entre los muertos, despojado del manto de pecado que lo envolvía. En cada reunión alrededor de la Mesa de la Eucaristía, al igual que los apóstoles, damos testimonio ante el mundo entero de la tarea que nos confió Cristo, la de proclamar su muerte y resurrección, hasta que Él vuelva al final de los tiempos.  

El cristianismo sufre un exceso de miembros y la escasez de los discípulos. 
En un mundo que crece frío y despersonalizado, las iglesias ofrecen un ambiente confortable de amistad y seguridad. No va a encontrar a Cristo en la liturgia del domingo, si no se ha codeado con él en la oficina, en la fábrica o en la cocina. No escuchará su mensaje desde el altar, si se hizo el sordo a su llamada en su oficina, escuela o casa. Jesús lo dijo en  sencillo y sin rodeos: " Mi Padre será glorificado si dan fruto abundante y son mis discípulos." 15, 8

Por eso, el cristianismo no es, un simple código o un mero culto. Si usted ve el cristianismo como un código,  entonces, al momento de rendir cuentas ante Dios puedes decir: "Yo asistí a misa, observé la ley, he progresado en el camino que me pediste andar. " 

Es posible que llegues a verte a tí mismo como perfecto, “hago lo correcto, no tengo pecados grandes, son los pecados de siempre, pero Él me entiende” entonces no necesitas un salvador. Ésta es una evaluación como la que hacía el fariseo en el Templo frente a Dios, de él decía Cristo: "Porque les digo que si su modo de obrar no supera al de los escribas y fariseos, no entrarán en el reino de los cielos." (Mt 5:20).

El verdadero cristianismo nos hace sentir inundados con el amor de Dios, a pesar de nuestras faltas. Dios nos ama hasta el punto de locura, hasta el punto dejarse asesinar en una cruz.

Si creemos en Cristo, Dios nos va a considerar como sus hijos, como sus amigos y los amigos no se ponen condiciones ni esperan retorno. 

Desde la relación personal con el que le ama, tratan de entender palabras, actos y silencios. Por el  amor que le tienen, tratan de anticiparse a sus deseos.  Si vemos nuestra vida como una respuesta al inmenso amor que Dios nos tiene entonces ya no habrá obstáculos para disfrutar la vida y la religión tendrá un efecto liberador en nuestras vidas.

Vamos a disfrutar de lo que la Biblia describe como "la libertad de los hijos de Dios." Tan grande es el amor que Dios nos tiene que vamos a ver nuestros esfuerzos en responder a ese amor como siempre por debajo de lo que deseamos, con humildad sincera.

El problema de los que ven sus vidas como sin faltas es que tienen su visión limitada, no miran más allá de sí mismos. ¿Por qué seguir luchando para alcanzar algo que parece estar más allá de nosotros?

La respuesta de San Agustín es que debemos hacerlo porque tenemos una necesidad innata de Dios, y solo Él satisface esa búsqueda interior que nos acompaña durante toda la vida.

El discurso sobre la vid verdadera en Juan 15 es muy rico. Las imágenes de la viña se utiliza en el Antiguo Testamento para expresar la relación de Dios con Israel, tanto positiva como negativamente.

El cuarto Evangelio aborda estas tradiciones a su manera, de modo innovador. Quiere responder a la pregunta de: ¿cómo puedo ser un buen seguidor de Jesús?

En nuestra cultura occidental solemos pensar basados en la conducta; como si la moral fuera el centro de la vida. Cuando decimos que fulano es muy cristiano, decimos que ha actuado de ese modo o del otro.

El evangelio de Juan nos dice que el verdadero centro de nuestra vida no es ni nuestra conducta ni nuestra vida sino nuestra relación con el Señor resucitado a través del Espíritu Santo.

Esta relación es más profunda, envolvente y cambiante, incluso mística. Naturalmente, nuestras acciones, sean buenas o malas tienen consecuencias, pero es la relación con Él la que está en el corazón de todo.

ORACIÓN
Dios de la vida nueva,
experimentar la acción Tu Espíritu
nos da un nuevo valor
y cambia la dirección de nuestras vidas.

Muéstranos hoy cómo ser Tus testigos
para que Tu iglesia
puede vivir un nueva primavera de la fe
a través de la palabra de vida
proclamada en nuestros días.

Que tu Espíritu nos ayude 
a vivir en el temor del Señor
y nos muestre Tu consuelo y ánimo.
¡Amén!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario